Capítulo 1, Jugadas Latinoamericanas

Como cuenta la historia, el primer ajedrecista nacido en América fue Atahualpa, último soberano del Imperio Inca. Los conquistadores del Perú al mando del español Francisco Pizarro, capturaron y encarcelaron a Atahualpa en Cajamarca; quien estando en prisión hizo amistad con algunos de ellos, quienes le enseñaron los juegos europeos de dados, naipes y por supuesto, ajedrez. Atahualpa era tan inteligente, que en 20 días aprendió la lengua castellana y el juego del ajedrez. Es decir, que en plena conquista del Perú -hacia el 1533- ya se inició el conocimiento del juego ciencia en el Nuevo Mundo.

El Ajedrez está ligado a la humanidad misma, su viaje es un encuentro de civilizaciones; su influencia ha dado forma al tejido de los tiempos.

Siguiendo la senda del jaguar, reconociendo lo autóctono, Jugadas Latinoamericanas presenta un interesante recorrido por algunos de los aportes y alternativas mas relevantes y prometedores que diversos actores proponen desde América Latina; de igual manera es indispensable examinar algunas de las influencias referencia del viejo mundo.

 

Calendario


Jornadas

 


Invitados