La naturaleza ha dotado a todos los seres vivos con el único regalo necesario para sobrevivir: el instinto de supervivencia.Los